Samara Selesar, Carta

Samara Selesar, Carta


Querido Feanor:

Hace mucho que no te escribo, debes pensar que tu hermana se ha olvidado de ti, pero tengo tantas cosas en la cabeza, y en mi día a día, que casi no saco tiempo para escribirte.

Desde que me ascendieron a Sauliak parece que tengo mi tiempo repartido entre reuniones, informes y patrullas. Estoy metida en varios proyectos de los que no puedo hablarte por medio de misiva. Solo decirte que trabajo por nuestro Pueblo todo lo que puedo haciendo imposibles. También hago pruebas y preparo a algunos aspirantes nuevos a mi cargo.

¿Recuerdas lo que decía Padre? "¡En esta vida, las únicas recompensas se obtienen con trabajo, trabajo duro!" nos repetía constantemente. Pues por mucha razón que tuviera, y la tenia, también los momentos de diversión y alejarnos de las responsabilidades ayudan a centrarse y volver al trabajo.

Imagen

Desde hace un tiempo, ademas de mis deberes en Suldanessellar, aspiro a ser miembro de una nueva casa comercial con sede en Caravassar, La Piedra Lunar. Pese a que también trabajan duro y sus proyectos son importantes, a veces peligrosos, me sirve como forma de alejarme de las preocupaciones del hogar.

Intento salir a pasear con amigos, a tener momentos de diversión y camaradería con los Grifos. No pongas esa cara, casi te imagino enarcando las cejas y diciendo que intento abarcar mucho. Pero no, no me he unido oficialmente a ellos, y si los conocieras, sabrías de lo que te hablo. Son gente maravillosa y divertida; siempre salgo renovada cuando viajo con ellos.

A veces acudo a un Club de Lucha que ha creado uno de mis Akh´Velahrn en Amn llamado Durei. Allí aprendo mucho sobre cómo combatir según qué personas y métodos. A veces muerdo el polvo, otras lo muerden ellos, pero siempre aprendo algo.

Imagen

En lo personal, siento decirte que no tenias razón en lo que me aconsejabas. Siempre me decías que olvidara ya a ese elfo del que llevo años escribiéndote. Espero que te alegres por mí y no pongas caras raras. Ahora sabes que no estoy tan sola y ya no voy suspirando por los rincones como me decías.

Y sin más me despido hasta la próxima carta. Espero tu respuesta pronto. ¡O tendré que ir a tirarte de esas orejas picudas! Con amor:

Tu Gemelita Samara 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Empezando 2020 con Rol en Mesa

Neverwinter Night, más que un Juego

Divinia, Comienzo